ESTUDIO DEL PAISAJE

Nombre: Paloma Fuster Leguia Fernanda

Datos de la imagen:

  • Lugar fotografiado: Segovia 
  • Autor: Paloma Fuster Leguia Fernanda
  • Procedencia: Cámara 

IMG_3330

El panorama responde a un paisaje medieval, si atendemos a su estado actual podemos decir que está en regresión pues está sometido a una fuerte acción antrópica que analizaremos posteriormente.

Se trata de una montaña escarpada fruto del poder erosivo de dos ríos que confluyen en este cerro (Río Eresma y su afluente Río Clamores) dando como resultado la formación de un desfiladero o garganta sobre el que se alza el famoso Alcázar de Segovia, preponderando el primer plano. La formación de este tipo de modelado del relieve fluvial se corresponde con el tramo superior de un río y requiere de millones de años, por lo que podríamos decir que el alcázar se construyó después y hace muchos años debido a su significado histórico. Generalmente los desfiladeros se forman en terrenos calizos o kársticos y viendo el material de este en la imagen podemos decir que lo es. En la parte inferior, observamos, por como está tomada la foto,una pequeña pradera y unas viviendas rurales que se encuentran cerca de la orilla del río y con imposible acceso al alcázar. Deducimos que el alcázar está situado estratégicamente en el cerro pues es de difícil acceso y de elevada altitud y por esta razón es inexpugnable. En primer plano se visualiza el alcázar como el elemento más llamativo del paisaje, se aprecian sus grandes dimensiones y si nos fijamos más detalladamente observamos que las torres (posiblemente con fines defensivos) están situadas en el extremo izquierdo de la imagen, es decir, la entrada al castillo se halla por la izquierda.

El desfiladero se encuentra invadido por una vegetación arbustiva que posiblemente sean enebros segovianos debido a que son típicos de esta región y crecen en suelos calcáreos. Si hacemos una clasificación atendiendo a sus características físicas del suelo podemos decir que pertenece al grupo de los litosoles ya que son propias de los escarpes y por tanto son pobres, poco desarrollados. La imagen presenta una importante presencia vegetal que resalta aún más el alcázar. La figura del río no se aprecia como tal en la imagen pero sabemos de su existencia puesto que observamos un lado del escarpe erosionado por el río. Como conocemos exactamente el lugar y el momento en que se realizó la fotografía, podemos afirmar que existe gran vegetación consecuente de la estación primaveral en el que se encuentra y que tiene un clima mediterráneo continental.

La imagen está completamente dominada por un elemento antrópico (El Alcázar de Segovia) e influye al medio natural de manera distinta en diferentes épocas del tiempo. En primer lugar y en un principio, se aprovechó el escarpe, debido a los beneficios defensivos y estratégicos que le proporcionaba, como asentamiento de distintos reyes. En la actualidad y como símbolo histórico, se utiliza con fines lucrativos (posiblemente para su conservación y beneficio del pueblo). Las numerosas visitas de turistas ocasiona un impacto antrópico en el desfiladero ya que desgasta el suelo y se modifica el relieve puesto que se han creado caminos y sendas para su acceso. Además, las personas que utilizan auto incrementan los gases contaminantes en el entorno del desfiladero.

En la imagen prevalece un contraste acromático claramente diferenciable entre el verde de la vegetación y el suave marrón del castillo. Dentro de esta anotación podemos diferenciar los colores del alcázar. Su doble tonalidad negro-marrón (suave) embellecen aún mas el castillo que destaca en la fotografía. El celeste del cielo y las nubes en disposición idónea aportan un toque pintoresco a la imagen. En cuanto a la forma, se aprecia una superficie recta (la línea horizontal que forma el escarpe) como si de una forma geométrica se tratase, seguramente forma un rectángulo del que solo alcanzamos a ver un lado. También vemos otra línea horizontal que forma un camino artificial para poder transitar por el desfiladero y en la zona de la pradera una línea que marca una pequeña pendiente en cuyos pies se sitúan las viviendas.

El paisaje presenta una elevado fragilidad visual, en primer lugar, se trata de un modelado del relieve fluvial (una garganta) que sin la presencia del alcázar tendría una forma natural y no tan idílica. Es decir, la construcción del castillo muestra un paisaje alterado desde hace muchos años que se ha ido agravando -demostrado por el impacto del desgaste del suelo por las visitas masivas y el uso de autos para su acceso-. De acuerdo con los factores de los que depende la fragilidad, en la imagen existe una elevada pendiente, se han construido vías de acceso para turistas por lo que en la actualidad es una zona accesible y, sobre todo, tiene un gran significado histórico y cultural. Por todos estos factores la fragilidad es elevada hasta cierto punto que cualquier alteración sería visible y modificaría el paisaje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s